Suscríbete

Marca lo que quieras recibir:

 

"El hombre más sabio que he conocido en toda mi vida no sabía leer ni escribir". Con estas palabras comenzaba José Saramago su discurso de aceptación del Premio Nobel. Reconocía así una sabiduría más allá de las aulas y universidades, una sabiduría que encontraba bajo las ramas de una higuera y en las historias que su abuelo le contaba hasta que les vencia el sueño.

¿Os habéis parado a pensar la de cosas que pasan en las bibliotecas? Julián Marquina sí. Desde su blog nos cuenta historias sobre rodajas de chorizo usadas como marcapáginas, libros desaparecidos (y encontrados) o incluso amantes sorprendidos en los servicios de la biblioteca.

En clase escribimos una frase que se podría utilizar para comenzar una historia. Lo hicimos sin pensar en cómo continuaría. La oración era un fin en sí mismo.

El pasado 1 de junio cerramos el curso con nuestra participación en el festival. Leímos fragmentos de nuestro proyecto de novela, con el título provisional "El sobre amarillo".

Ayer cerramos el curso 2017-2018 con la visita de Rosario Raro, antigua profesora del taller, y de los antiguos alumnos Juanjo y Soledad.

En el título del post escribo "visita", aunque siempre ha estado aquí. Fran Urbano, compañero del taller de escritura de Benicàssim, nos habla de la colección de relatos y entrevistas "50 escritores singulares", que presentará el 16 de junio en la Bohemia.

Estadísticas

Visitas del artículo
17958