Imagina una situación inesperada, sorprendente. Cuando la tengas clara, imagina todo lo demás: a quién le sucede, cómo reaccionará, qué sucederá a continuación...

 

Escribe una historia a partir de esa frase.

La propuesta de escritura de esta semana viene de la Fundación Hugo Zárate, que ha abierto su XI Concurso Literario de Narrativa con el lema "¿De qué sirve escribir hoy?".

En clase desarrollamos una trama sobre la premisa de un sacerdote que se enamora de una feligresa. Planifica la evolución de la trama a partir de un desencadenante y escribe la historia.

Hay gente para todo, dicen por ahí. Incluso hay gente convencida de que la tierra es plana y de que la NASA lidera una gran conspiración para que todos creamos que es redonda. Si la tierra es como un disco que flota por el universo, ¿qué hay en el borde? Hay opiniones variadas, pero una posibilidad es que en el borde de la tierra se levante un muro de hielo. Como en "Juego de tronos", pero sin caminantes blancos. Al menos hasta que a alguien se le ocurra que sí hay caminantes blancos.

 

En clase hemos hablado sobre el conflicto y el desencadenante. Dedica unos minutos a pensar en un desencadenante, en el conflicto que provocaría y en el personaje que lo viviría. Recuerda que los tres elementos deben ir de la mano: el desencadenante debe provocar el conflicto de forma inevitable, y el conflicto tiene que estar conectado con la historia y las debilidades del personaje.

 

La de Saramago, que evidenció nuestra necesidad de los demás. La de Sábato, que convertía a los hombres en seres perversos. La que sufrío el mismo Borges, que tuvo que dejar el relato y centrarse en la poesía, más fácil de retener en la memoria.

Escribe sobre la ceguera, literal o metafórica.

Estadísticas

Visitas del artículo
24217