En clase desarrollamos una trama sobre la premisa de un sacerdote que se enamora de una feligresa. Planifica la evolución de la trama a partir de un desencadenante y escribe la historia.

Recuerda que el desencadenante puede ser casual, pero las acciones de los personajes deben ser causales. Esto es, lógicas y coherentes.

Estadísticas

Visitas del artículo
32355